Coaching de equipos

Era un típico sábado en casa, un sábado como cualquier otro. Un 2 de mayo de 2009. Con mis hermanos nos sentábamos frente al televisor a ver un clásico, uno de los tantos Barça – Real Madrid que ya habíamos visto, sin tener idea que terminaría siendo un sábado histórico, una fecha inolvidable.

Lo que presenciamos fue una demostración futbolística pocas veces vista, un juego preciso, meticuloso, fríamente calculado, pero sin perder esa picardía y ese espectáculo por el cual los fanáticos aman al futbol. Presenciamos un equipo armado, consolidado. Un equipo motivado, con empuje y con una superioridad inmensa. Un plantel bien posicionado, un líder atento, acompañando cada paso de los jugadores. Lo que presenciamos fue un equipo de alto rendimiento.

No lo podíamos creer. Los aficionados no lo podían creer. Una ovación inmensa. Un estadio sacudido por un juego brillante.

Con la misma velocidad que Messi, la pregunta nos llegó a todos. ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo podemos ser ese Barça? ¿Cómo logramos tener ese rendimiento en nuestros equipos de trabajo?

No es tarea fácil. Al igual que el futbol, en una compañía no hay una única estrategia ni un ABC para los equipos. No se trata de tener únicamente a un Messi ni tampoco a un Pep como líder. Esto no lo garantiza. El todo es más que la suma de sus partes. Cada equipo tiene su particularidad, técnicas que le pueden resultar eficaces en mayor o en menor medida, y es por eso que hoy te hablaré del coaching como una de las tantas herramientas para lograr equipos de alto rendimiento.


Lo que te encontrarás en este artículo:


#1. ¿Qué es un equipo?

Equipo vs. Grupo. Aunque comúnmente los utilicemos por igual, no son sinónimos. Un grupo se refiere a un conjunto de personas que comparten un espacio y un lugar, con tareas específicas. Pero, un equipo es algo más allá.

Un equipo puede definirse como una unidad, es decir, un conjunto de personas con objetivos compartidos, con roles claramente definidos pero que se complementan entre sí, que son interdependientes, formando así una constelación única. Es también característico que los miembros de un equipo tengan el deseo y voluntad de formar parte del mismo, que realmente se sientan identificados. Se trata de unidades con colaboradores fuertemente comprometidos, motivados, que trabajan para el logro de unos objetivos claros, que comparten un propósito y donde hay una comunicación fluida y abierta.

Es esencial el sentimiento de responsabilidad que todos los colaboradores sienten por lograr las metas colectivas, enfocando todos sus esfuerzos hacía estas, más allá de sus objetivos individuales.

#2. El coaching de equipos como herramienta.

Sin embargo, que un equipo cuente con las características mencionadas anteriormente no implica necesariamente que sea un equipo de alto rendimiento.

Los factores externos a la empresa o cambios internos en la estructura pueden condicionar el desempeño de un equipo. Muchas veces nos encontramos con situaciones donde hay una falta de comunicación, donde hay poca confianza entre los miembros y un ambiente cargado de desmotivación. Equipos que atraviesan problemas o cambios con miedo, que terminan afectando el desempeño del mismo.

Lo vemos en el fútbol: pases inconclusos, jugadas individualistas, falta de comunicación entre los jugadores. Y en las empresas ocurre igual. Toma de decisiones que implican giros en falso para el negocio, conversaciones superficiales sin concretar y poco compromiso por parte de los miembros.

¿Cómo logramos cortar con esa mala racha? El coaching de equipos es una de las tantas herramientas que permiten trabajar sobre equipos que no están funcionando bien. Es un proceso de acompañamiento con el equipo, que ayuda a que los miembros puedan visualizar nítidamente su situación actual, con que obstáculos se enfrentan para así idear conjuntamente acciones y mecanismos para resolverlos.

El coaching no implica dar consejos, sino actuar como un espejo para reflejar la realidad del equipo, para que los miembros puedan tomar conciencia de la misma e identificar sus problemas. Fomenta la cooperación y el trabajo colaborativo, invitando a la reflexión de sus propias actuaciones y procesos de trabajo, mejorando así las relaciones interpersonales.

#3. Etapas del coaching.

El coaching de equipos es una oportunidad para adoptar una nueva perspectiva sobre la situación de la compañía, pero esto no se logra de un partido a otro, ni de una semana a otra.

Este proceso de acompañamiento al equipo conlleva de unos tiempos y etapas particulares. Es importante resaltar que el coaching debe ser una técnica personalizada y adaptada a las necesidades del equipo, diseñada a medida en función de las características, necesidades y objetivos.

Hay diversas maneras de llevar a cabo un proceso de coaching, pero aquí te dejo un esquema general a tener en cuenta:

  • Evaluación inicial: Lleva a cabo una etapa de diagnóstico inicial, para así conocer cuáles son los objetivos que se quieren alcanzar, en qué momento se encuentra el equipo, cuál es su grado de madurez y responsabilidad.
  • Primer encuentro: Procura que se cree una alianza de confianza y un clima agradable con el equipo, donde se garantice la confidencialidad al 100%.
  • Autodiagnóstico: Logra alcanzar el autodiagnóstico y que el equipo establezca sus propias metas y defina qué acciones llevará a cabo para lograrlas. Establecer planes de acción y encuentros de seguimiento.
  • Seguimiento: Acompañar al equipo y asegurarse que estén en el camino indicado
  • Revisión: En la ultima etapa, revisar nuevamente los objetivos planteados en el inicio y medir los resultados.

Si bien el proceso de coaching tiene un fin delimitado y pautado, es importante que la revisión luego sea una acción periódica llevada a cabo por los miembros del equipo, que sea una actividad natural por parte de ellos. Los cambios en la organización, el mercado y el negocio inevitablemente modifican las necesidades y es importante que el equipo pueda adaptarse a ellas.

El coaching de equipos puede complementarse con sesiones individuales con los miembros, para así reforzar el proceso o la consecución de objetivos individuales.

## Conclusiones.

Antes que elegir el coaching de equipos como herramienta para tu empresa, es importante que analices la situación en que se encuentra el equipo de trabajo, que problemáticas se enfrentan y tener muy claro que necesidades presentan y los objetivos que buscas alcanzar.

Esto te permitirá tener una clara visión de tus expectativas y así poder transmitírselas al profesional que llevará a cabo el proceso.

Como profesional de RRHH, tienes que ser el Director Técnico del equipo y saber en qué momentos necesitarás refuerzos extras para ayudar a los miembros sortear los problemas y alcanzar un excelente desempeño.

¿Cuál es tu opinión? ¿Cuál es tu experiencia?

Cuéntamelo en los comentarios.

Y si te ha parecido útil este artículo compártelo en redes sociales, por email, con tus amigos o familiares. ¡Te estaré eternamente agradecida!.

Publicado en Dirigir Equipos, Habilidades de Jefe

Josefina Smart Ver las entradas de Josefina Smart

Josefina es una profesional de RRHH licenciada en Psicología, Postgrado en RRHH y con 3 años de experiencia en consultoría. Destaca por su preocupación por clientes y candidatos, siempre queriendo aportarles toda la ayuda que requieren. Ella siempre se encarga de que las cosas pasen a la acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
¡Contáctanos!
close slider

¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Escríbenos o llámanos al 34 931 058 978
Prometemos responderte en 24 horas.